Este artículo es una adaptación del trabajo "Arvito: The Harvey Averne Story – The Interview – Part 2"

Por . Carlos Aranzazu L., especial para Salsajazz.com

 La carrera profesional de Harvey Averne empezó a ser exitosa cuando se convirtió en productor musical. Esto empezó con Fania Records cuando Jerry Masucci le contrató para producir a los músicos de su sello y pudiendo así aprender sobre la marcha. Su primer gran trabajo en ese campo, fue el del álbum "Acid", de Ray Barretto; antes de esto, había logrado uno de sus últimos éxitos como intérprete con el tema "My Dream", que había coescrito con Marty Sheller en 1967.

Este artículo está basado en THE INTERVIEW – August, 2008 – April, 2009: Conversations Between CHICO ALVAREZ PERAZA and HARVEY AVERNE" publicado en el portal LJN LATIN JAZZ NETWORK, en (https://latinjazznet.com/featured/harvey-averne-interview-2/), en el cual Chico Álvarez Peraza entrevista a Harvey Averne, conocido en alguna etapa de su vida artística como Arvito. Contiene algunos aportes extra a la entrevista.

La carrera profesional de Harvey Averne comenzó a ser más exitosa cuando se convirtió en productor musical. Esto empezó con Fania Records cuando Jerry Masucci le contrató para producir a los músicos de su sello y pudiendo así aprender sobre la marcha. Su primer gran trabajo en ese campo, fue el del álbum "Acid", de Ray Barretto; antes de esto, había logrado uno de sus últimos éxitos como intérprete con el tema "My Dream", que había coescrito con Marty Sheller en 1967.

Marty Sheller, de origen judío, es el famoso trompetista que tocó con la banda de Arvito, Mongo Santamaría, Louie Ramírez, Frankie Malabé (a quien considera uno de sus influenciadores por sus ensayos en Fort Apache, la infame estación de policía de la calle Simpson en el Bronx), Sabú Martínez ("Sabu's Jazz Espagnole"),   y tantos otros grandes del jazz y el latin jazz que se dedicaron luego, casi exclusivamente, a los arreglos, lo cual es acreditado así en muchas producciones de los años 70. El sólo de trompeta que Sheller tocó en "The Water-Melon man" (Herbie Hancock) está basado en la trompeta de Melvin Lastie del tema "I know" éxito de Barbara George (http://www.klavelatina.com/id119.html) que pronto ayudó a convertir el tema en un estándar del latin jazz. Junto a Louie Ramírez, y Louis Cruz Jr., Marty Sheller es considerado uno de los artífices del sonido Fania.

Jerry Wexler, uno de los productores musicales más influyentes de la música estadounidense y que se había iniciado como periodista musical, era, al igual que Averne y Sheller, de origen judío. Averne recuerda que en alguna ocasión le contaba emocionado sobre algunas ideas para una ya sobrecargada producción de un disco y éste le dijo: 

"–Harvey, muchas veces el éxito de un disco depende más de lo que le quitas, que de lo que le aumentes",

enseñanza que se quedó en la mente de Harvey Averne para siempre. Wexler fue socio de Atlantic Records desde 1953 y ayudó a llevar a ese sello a ser uno de los gigantes de la industria musical en los Estados Unidos. Falleció en Sarasota en 2008. Harvey Averne, también se siente agradecido con Tom Dowd, un influyente ingeniero de sonido de Atlantic Records al igual que con Arif Mardin, músico y arreglista. Ambos participaron en la mezcla de su álbum "Viva Soul" que Jerry Masucci hizo en sociedad con Atlantic.  La cantante del LP fue Kenny Seymour, una talentosa cantante de soul que antes estuvo con Little Anthony y The Imperials.

https://www.discogs.com/es/Harvey-Averne-Dozen-Viva-Soul/release/2671031

De repente, después del lanzamiento del disco "Harvey Averne Dozen – Viva Soul", Harvey A. se vio envuelto en trabajos de producción para Tico Records, como el "La Lupe - The Queen does her own thing" para el magnate del sello Morris Levy, el cual estuvo respaldado por muchos de los músicos más importantes de la Orquesta Filarmónica de Nueva York, con la orquestación de  Marty Sheller y en la que escribió dos canciones para La Lupe: "Ciao my love" y "Love is so fine". El álbum también produjo el éxito "Se acabó".

Otras producciones de las que se siente orgulloso son "Muy Amigos", de Eydie Gorme / Danny Rivera para Gala Records, una etiqueta en copropiedad con Steve Lawrence, un actor y cantante norteamericano de origen judío y esposo de la Gorme, su padre, Víctor, era un panadero de White Plains Road en el Bronx. Incluyó el clásico hit "Para Decir Adios" y fue nominado para un Grammy en 1977.

Hizo la producción de "Alborada" de Danny Rivera, de la cual se siente muy orgulloso por la forma en que presentaron la música folclórica de Puerto Rico en un ambiente sinfónico. Estuvieron presentes los mejores músicos de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico con los arreglos de Pedro Rivera Toledo, el experimentado músico puertorriqueño quien recientemente (abril de 2017) fue honrado por la Universidad Interamericana de Puerto Rico con el Grado Honorífico de Doctor en Humanidades.

Luego llegó el éxito del sonido al estilo de una charanga cubana con el LP "Pasaporte" de la Orquesta Broadway, que contó con la memorable composición de Gene Hernández, "Isla del Encanto". Este fue el primer "hit" grabado por la Broadway y el único que ha resistido la prueba del tiempo, junto a "Arrepiéntete" del mismo LP y compuesto por Ira Herscher y Rafael Barrio.

 https://www.discogs.com/Orquesta-Broadway-Pasaporte/release/3083184

Para Averne es importante recalcar que, en Puerto Rico, las charangas no eran muy bien aceptadas y este trabajo rompió el tabú, aunque después otras charangas no volvieran a pegar sus temas. Otros discos exitosos para el sello de Averne, Coco records, fueron la versión en español, de "Copacabana" de Lissette Álvarez (producida por Frank Fiore) y el álbum "Fireworks" de la Orquesta de Machito, un trabajo en el que el mismo Averne hizo la producción y de la que se siente muy satisfecho por el amor que todos los que hicieron el disco entregaron y que llevó a un renacimiento comercial y musical del sello Coco.

https://www.discogs.com/es/Machito-Orchestra-Fireworks/release/3361661

Machito había influenciado no sólo a músicos del lado latino, sino que también a los del jazz propiamente dicho, como lo describe el propio Averne en las líneas escritas de la contra carátula:

"La lista de gente influenciada por la orquesta es interminable: Dizzy Gillespie, Charlie Parker, Charlie y Eddie Palmieri, Tito Puente, Mario Bauzá, Graciela, Ella FitzGerald, René Hernández, Zoot Sims, Tito Rodríguez y muchos otros músicos importantes de la música latina". Machito había sido nominado en 1976 al Premio Grammy junto a Dizzye Gillespie por "Afro Cuban Jazz Moods". Fireworks contiene los éxitos  "Soy Salsero" compuesto por Frank "Machito" Grillo y arreglos de Jorge Millet, el pianista y artista gráfico boricua  y "Mi ritmo llegó" de Ubaldo "Lalo" Rodríguez, el joven cantante que venía de la orquesta de Eddie Palmieri  y en la que había realizado su debut en 1974 con el LP "Sun of Latin Music" , el primer álbum latino en ganar el premio Grammy. "FireWorks" fue nominado también a los Grammy en 1977. En 1988 Lalo Rodríguez se lanzó a la salsa romántica con su éxito "Ven devórame otra vez".

Empezando los años 70, Averne se sintió tentado por lo que sucedía tras bambalinas de la música. Ya los conciertos, viajes, prácticas, ensayos etc., no le atraían. Su fortaleza estaba en la creatividad de hacer que todos trabajaran en la misma página, es decir todos en un solo equipo. Los conceptos musicales, organización, mezclas, pulir, acabar, hasta la creación de campañas promocionales se convirtió en algo desafiante y satisfactorio para Harvey. Así que se dio cuenta de que su verdadera vocación era la producción.

https://www.discogs.com/es/Ray-Barretto-Acid/master/86033

Es así como el trabajo con Ray Barretto en "Acid", le hizo ver por primera vez cómo funcionaba un artista verdaderamente profesional. Ray sabía exactamente lo que quería, exigía y aceptaba sólo a los mejores músicos, los mejores estudios y a los mejores ingenieros. Nunca se conformaba con una mezcla conveniente. Él fue el primer artista con el que trabajó y con el que realmente pasó tiempo en la mezcla.

En ese momento, la mayoría de las compañías discográficas latinas esperaban que un productor mezclara un álbum entero de 10 o 12 canciones, en siete u ocho horas. Con "Acid" de Ray, fueron más de tres horas en cada tema, algo que no era conocido en el "estilo cuchifrito" de las grabaciones de música latina de la época. Por eso sus discos siempre sobresalieron.

Para Averne, su elección de material, la increíble preparación y su profesionalismo nunca fueron superados por cualquier otro artista con el que trabajó. A pesar de que Jerry Masucci puso su nombre en "Acid" como coproductor, nunca tuvo nada que ver con la forma en que resultó musicalmente-continúa diciendo- . Hasta la fecha, muchos ejecutivos de sellos discográficos se sienten con derecho a listarse como ejecutivos o coproductores. En cuanto a su propia compañía Coco Records, Averne dice que nunca puso su nombre en nada que no hubiera producido.

Para Averne, la producción musical es parecida a la dirección de cine. En la música, el oficio de productor es el manejo de todo lo creativo como lo es en el cine la del director de la película. De tal manera que, si se siguiera el modelo de negocio del cine, los productores musicales debieron haberse llamado directores.

–"Es por eso que mis créditos recientes dicen "Producido, dirigido y mezclado" por Harvey Averne, con la esperanza de que la gente finalmente entienda lo que es un productor discográfico."– Finaliza.

En 1972, se vendieron 2 millones de copias de "Jungle Fever" un tema de la música soul en el que Averne participó como líder de la banda, Los Cha ka chá, una agrupación de origen belga muy exitosa en los Estados Unidos, donde cantaba nada menos que la esposa de Tito Puente, Kari Kenton. Después del colosal éxito de "Jungle Fever" aceptó la jefatura de la división de música latina en UA (United Artists Records), posición  en la que no sentía un buen futuro. Fania Records estaba bien afincado en los negocios de la música latina y vio que ya era hora de empezar su propio sello, el que llamó en primera instancia Mango Records, etiqueta con la que alcanzaron a hacer algunas producciones.

The Big Mango.

Harvey Averne se había inspirado en un número de la revista New York Magazine, "The Big Mango Issue", que apareció el 7 de agosto de 1972, en el cual se analizó la creciente influencia de las culturas latinas en New York, para crear el sello Mango records. El nombre parodiaba al ya usado "Big Apple" para definir a New York. En el artículo central Richard Goldstein, el periodista a cargo de dicho escrito, analiza y proyecta una cultura de lo latino en New York, llegando a teorizar que en el futuro (después de los 70, claro está) el estilo neoyorquino será reconocido con lo hispano incluso por sobre los europeos, ya que los latinos se "esforzaron en expresar que eran desiguales, tratando de demostrar que era iguales" a los demás inmigrantes en New York. Goldstein es un reconocido periodista norteamericano que se especializó en temáticas de la contracultura.

https://www.discogs.com/es/Eddie-Palmieri-Puerto-Rico/release/1978499

A la vez, a Harvey Averne le gustaba el arte gráfico de la etiqueta de The Beatles, Apple Records, que mostraba una manzana cortada a la mitad. Esta idea fue usada en las etiquetas de los vinilos, como el de "Sentido" de Eddie Palmieri, en las que sale una fotografía de una fruta de mango madurado, en el fondo de los contenidos de cada pista del LP.

Poco después de haber lanzado los primeros álbumes, e inmediatamente después del álbum "Sentido" de Eddie Palmieri, Averne recibió una carta de un abogado. Al parecer Chris Blackwell, propietario de Island Records, y Denny Cordell, el productor, tenían un sello de música reggae poco conocido, llamado también Mango (del que nunca había oído hablar hasta entonces). Mango Records, el de Blackwell, contaba con artistas jamaicanos y del resto del mundo como Burning SpearBlack UhuruThird WorldSalif KeïtaBaaba MaalAngelique Kidjo entre otros y había vendido ya seis millones de copias de "My Boy Lollipop" de Millie Small. En la carta, se pedía cesar el uso del nombre y desistir de él, ya que estaba infringiendo los derechos de su uso.

Como Island ya era una marca poderosa, Averne pensó que ya era suficiente pelear comercialmente contra un Goliat a la vez, la creciente Fania Records.  No quería gastar un minuto de energía, ni utilizar recursos limitados para conseguir un nombre de compañía contra un multimillonario sofisticado y reconocido internacionalmente, como Chris Blackwell. Así que, relata Harvey Averne, cuando llegó al final de la carta, ya sabía que su compañía se llamaría Coco Records.

Finaliza Averne: "Inmediatamente llamé al artista gráfico Izzy Sanabria y le di la idea para el nuevo logotipo de la empresa, dándole instrucciones para que reemplazara la etiqueta de fondo de los LP de vinilo que tenían una imagen de mango con el de un coco partido a la mitad. Y eso fue todo, caso cerrado. Pa'lante como dicen."

Para iniciar las ventas de su casa disquera, debía hacerlo a lo grande, así que compró el contrato de grabación de Eddie Palmieri a Morris Levy por US$35.000 en efectivo, así como su contrato de gestión de la agenda de presentaciones a la agencia de José Curbelo por US$10.000. Ofreció a Ralph Mercado una asociación en una firma que llamaría Avocado Booking Agency (Traduce algo así como Agencia de Agendamientos  "El Aguacate"), y convenció a Ralph Mercado de salir del Cheetah Club. Como Eddie sería su principal artista, confiaba en que otros músicos lo copiaran y grabaran con Coco Records. Ralph aceptó la oferta con la condición de ser un socio silencioso, asegurando así que Jerry Masucci no bloquearía a sus artistas al firmar con ellos y Ralph no perdería su valiosa participación en los conciertos de "Fania all Stars".  Un día después, Ralph lo llamó y le dijo que quería cambiar el nombre de Avocado (Aguacate) por no querer ser llamado así. Quería llamarse "Ralph Mercado Booking Agency", Averne aceptó y a los 6 meses ya eran la agencia número 1 en New York. Comenta en la entrevista a  Chico Alvaez P.

Harvey Averne a continuación:

–" Ralph sentía que estaba haciendo demasiado trabajo y que dividir el dinero conmigo no era justo para él, así que me pidió que me apartara. Este fue siempre el patrón de Ralph, con todos sus compañeros. Me estaba yendo tan bien con Coco que dije: – bien–, pero esperaba que Ralph me retribuyera canalizando algunos artistas de Coco (cosa que nunca hizo). Poco después mi querido amigo Ray Aviles se me acercó y me pidió que liberara legalmente a Ralph de nuestro contrato y no lo demandara, para que él y Ralph pudieran formar una nueva sociedad.

Ray tenía conexiones del Madison Square Garden desde la época en que trabajaba con Jack Hooke y Dick Clark. Realmente no quería demandar a Ralph. Cuando entro en un contrato espero que todos cumplan su palabra y hagan su parte. A su vez, deben esperar que yo también mantenga mi palabra, o bien nos veremos en el tribunal. –¿Por qué haría lo contrario? – Pagamos a los abogados una fortuna, ponemos un acuerdo en el papel, para recordar a todos los involucrados años más tarde lo que era exactamente lo acordado. La gente tiene una tendencia a olvidar, por lo que un contrato es el gran recordatorio para todos los interesados. –Por cierto, después de un tiempo Ralph hizo lo mismo con Ray Avilés.–"

Averne manifiesta que nunca se propuso ser dueño de la mayor o más poderosa compañía discográfica latina, sin embargo, si se planteó ser la mejor. Después de anunciar la formación de Coco, buscó artistas talentosos. Tampoco buscaba un crecimiento rápido, y quería seguir siendo relativamente pequeño, sin demasiados artistas, una compañía de discos boutique que proporcionaba un ambiente creativo donde media docena de artistas podían convertirse en superestrellas o al menos hacerse más grandes que antes de que firmaran con Coco. Averne piensa que una gran empresa, con una gran lista de artistas, nunca podría proporcionar o lograr ese tipo de atención individualizada que él propondría para sus carreras.

https://www.discogs.com/es/Eddie-Palmieri-Sentido/release/585620

En dicha dirección, "Sentido" fue el gran principio para el sello. De todas maneras, el álbum tuvo una serie de tropiezos inusuales en el marketing. Harvey A. se dio cuenta de que mientras Eddie Palmieri era muy bien aceptado en el gran mercado estadounidense, no lo era en Puerto Rico, donde tenía ventas débiles. Los demás artistas latinos vendían el doble en Puerto Rico, Jerry Masucci tenía en su bolsillo a todos los deejays en La Isla.  Incluso fue capaz de dictar si debían o no tocar artistas que grababan para otras discográficas. "–Así de fuerte era la máquina Fania – ".

Averne le comunicó entonces a Eddie su interés por un gran disco y así entrar a lo grande en Puerto Rico. Ambos necesitaban ese mercado. Entonces Eddie apareció con dos monstruos: "Puerto Rico" y "Adoración". El resto del material de ese álbum eran rellenos, lo que era típico de la mayoría de los discos de Palmieri, según lo manifiesta Averne; algo que acostumbraba, de acuerdo con el parecer muy particular de Averne,   Eddie Palmieri.  Y sostiene después que:

– "Pero aprendí bien mi lección, y nunca más acepté rellenos o material cojo de ninguno de mis artistas. El público estaba comprando un álbum, no un solo tema, así que insistieron en que merecían el valor del material de calidad de todo un álbum por su dinero."

Estas exigencias del productor eran debido a que pensaba que así podía mantener en la radio más temas pegados, aguantando la salida de un siguiente disco. Así que pedía a sus músicos experimentar, expresarse creciendo su música y poder así expandir su base de fanáticos. La música ya no era sólo para bailar pues las letras se volvieron importantes y el acuerdo se convirtió en un elemento más que crucial en el éxito de una grabación. Los arreglistas fueron instruidos para tener en cuenta el estado de ánimo de la canción, la línea de la historia e incluso el impacto de las rupturas que pudieran existir en la línea de la historia.

https://www.discogs.com/Eddie-Palmieri-Adoracion-Part-1-Part-2/release/10154097

–" De manera tal que, "Adoración" fue imposible de resistirse por parte de los DJ en las emisoras, muy a pesar de los bloqueos de Jerry, y los músicos aceptaron conscientemente que cada palabra y frase que saliera de la boca de sus cantantes tuviera un fuerte apoyo rítmico. Después de que el primer sencillo, Adoración sacudiera La Isla, le siguió "Puerto Rico" y el resto es historia "–.

https://www.discogs.com/es/Eddie-Palmieri-The-Sun-Of-Latin-Music/master/13923

Con el siguiente álbum, en 1974, "The Sun of Latin Music" el enfoque fue diferente. Harvey esperó hasta que tuvieran cinco éxitos potenciales antes de grabar el álbum. "Deseo Salvaje", un bolero de un cantante de dieciséis años llamado Lalo Rodriguez. "Nada de Ti", "Un Dia Bonito", "Nunca Contigo" y "Una Rosa Española" fueron todos ganadores. Fue realmente un álbum lleno de grandes éxitos en contraposición a un álbum de los que tenían quizá uno o dos grandes éxitos. En general, ningún álbum "one-hit" podría acercarse al concepto de álbum total que se logró con "Sun Of Latin Music". Así que aquí estaba Coco Records, con Eddie Palmieri y la banda de salsa más grande del momento, con el productor Harvey Averne al timón, ganando el primer Grammy jamás dado en la categoría de la "Música latina".

 

 

 

A lo largo de los años, muchos críticos de música han dicho que "The Sun Of Latin Music" estableció para la música Salsa lo que hizo la grabación "Lonely Hearts Club Band" de los Beatles para la música Rock. Hasta el día de hoy cada grabación de "Salsa" es invariablemente comparada con "El Sol de la Música Latina". Además, las portadas de álbum se habían alejado de usar las fotos del artista y se hacía obras de arte y bellos gráficos. El concepto Coco definitivamente funcionaba.

El caso con Eddie Palmieri

Chico Álvarez Peraza, lamenta que uno de sus diseños gráficos para Coco records, el de un disco que habría de llamarse Kinkamache, de Eddie Palmieri, no haya salido al mercado. Seguramente habría ganado el Grammy ese año, pero resulta que Eddie no terminó a el LP a tiempo y Averne, sin embargo, lo quería sacar al mercado. Palmieri después dijo a Averne que le diría a los medios de comunicación que no tocaran el LP, pues estaba sin terminar.   Averne quería sacar a como diera lugar el disco a la venta, aun a sabiendas de lo ya anotado. Averne dice que tuvo que ser creativo y fue a la ofensiva, cambió el título a "Unfinished master piece" o" Pieza maestra sin finalizar". Harvey A. responden así a la reclamación de Eddie en la portada.  

– "¿Inconcluso? Quizás. ¿Obra maestra? Tú decides".

El concepto de marketing era conseguir que los medios de comunicación escucharan el álbum y luego lo criticaran. Esa fue la parte difícil. Harvey  Averne sabía que les encantaría una vez que lo escucharan y que, en última instancia, le darían al álbum críticas favorables. Por lo que el mercadeo era la parte esencial de esta apuesta.

Todos los músicos fueron alegres a grabar sus partes, porque nadie excepto Eddie sabía lo que pasaba con el caos de esa producción. En "Resemblance", Harvey se enfrentó a un problema diferente, ya que Eddie quería grabar a toda la banda en vivo, el tempo era extremadamente errático y fluctuaba mucho. El arreglo fue de Edy Martínez, quien tocó  el teclado eléctrico y dirigió esa enorme orquesta de tamaño monstruoso. Sin embargo, Martínez como director,

Pianista colombiano.
Edy Martínez

no podía controlar totalmente la orquesta, debido al hecho de que estaban tocando un vals de jazz, que es en 3/4 de tiempo y que era un territorio inexplorado para una banda latina. Era caótico y abrumador, pero una vez más, la parte de Eddie en el piano acústico y Martínez en el teclado eléctrico eran geniales. Averne bromea con que

"Resemblance": –"debía ser declarado un área de desastre"– ,

y por ello trajo a dos grandes del jazz: Ron Carter, número uno en bajo a nivel mundial del jazz, y Steve Gadd , número uno de sesiones de batería del jazz en el mundo, quienes ordenaron un poco la rítmica con el bajo y la  batería.

–"Y, bien, otro ganador de un Grammy, de hecho, el segundo Grammy de la recién creada categoría de "Música latina". –

Cuenta Harvey que respetaba su música, la de Eddie. Sabía cómo lo quería y eso es exactamente lo que se consiguió. La de Eddie era la música latina más progresiva y complicada de su época, más  incluso que"Siembra" de Colon y Blades , pero se estaba intentando con la menor cantidad de preparación o ensayo que cualquier música en la que haya trabajado antes. Eddie era el único que estaba totalmente preparado para las fechas de grabación, pues los miembros de la banda nunca tuvieron la menor idea de nada con respecto a material nuevo, a menos que Eddie ya lo hubiera probado en un concierto, cosa que rara vez hacía. Esto hizo que todos estuvieran extremadamente alerta y no sabían qué esperar. Añade Averne , que los músicos de la banda de Eddie eran los mejores en el negocio. Estaban cada uno dispuestos a pasar por cualquier cosa por el bien de la música y ninguna banda tuvo hasta entonces un swing mejor que la banda de Eddie Palmieri.

– "¡Cuando esos tipos estaban encendidos, estaban en llamas!  Trabajar con un genio nunca fue fácil y la mayoría de veces siempre será difícil. Eddie Palmieri fue y sigue siendo un genio de buena fe. Asegura Averne que ha encontrado que la mejor manera de lidiar con cualquier problema en el negocio de la música, es encontrar una solución musical. Puro y simple. Y eso es lo que siempre trató de hacer. De todos modos, un disco "hit" arregla todo (risas)."

Aunque Chico Álvarez supone que había suficiente material para ponerlo tal cual, sin modificaciones en el LP (Unfinished Master Piece), para Harvey Averne, no. La verdad es que sin "Resemblance" y "Random Thoughts", no había más material, de hecho, los demás temas estaban "inclonclusos". Averne continúa diciendo, de manera irónica:

–" Mi reputación e integridad estaban en juego y el negocio latino habría matado a este gringo si no hubiera sido por un material de la alta calidad a la que Palmieri los tenía acostumbrados. Fue una batalla muy dura. Eddie es un oponente formidable y un gran vendedor. El público y los medios automáticamente hubiesen pensado: el pobre, inocente, dulce, siempre maltratado y abusado artista que va en contra del gigante, siempre malvado, y sin duda torcido sello disquero".

Continúa Harvey A. manifestando que, en su apogeo, Eddie Palmieri era un dios latino y como tal, fácilmente logró conseguir de su lado del conflicto de Coco-Palmieri en las portadas de la revista Billboard, así como Cash Box, Record World y en muchos periódicos, radio, TV, publicaciones angloparlantes y latinas en todo el mundo, y de forma gratuita.

Continúa Averne con a la discusión:

– "Usted ve, las publicaciones saben que los aficionados disfrutan leyendo historias enjuiciadoras, que incluyan cómo sus ídolos amados están siendo aprovechados y maltratados por nosotros los horribles hombres de negocios–. No estoy diciendo que las compañías de discos nunca estén equivocadas, pero la mayoría de las veces son los talentosos artistas del tipo "diva" que se están aprovechando de su fama, porque saben que las casas disqueras necesitan de sus productos y las ventas con el fin de sobrevivir. Así que aprietan y exigen. Tal es la vida en el negocio de la música".

Averne se defiende, con respecto a su trato comercial y profesional con Eddie Palmieri, expresando que luchaba por su integridad profesional y la supervivencia del sello Coco, y agradece a Dios que todo haya salido bien "a pesar de de Eddie":

­–" He aprendido que los artistas de la música, las figuras en los deportes, las estrellas de cine y similares tienen gran influencia contra las compañías que los contratan y así generan dólares para ellos…". Para H. Averne es toda la verdad y nada más que eso, pero si por estas controversias los artistas llenan asientos o venden más productos, ningún empresario cometerá suicidio profesional.

Se entrevé en lo enunciado por Averne, que estas actitudes podrían ser una táctica de los artistas para producir dinero, "Es por eso que siempre leemos historias sobre Stephon Marbury, Terrel Owens, Manny Ramírez, Lindsey Lohan y otras estrellas que no cumplen con los términos de sus contratos".

­– "Acuerdos que ellos, sus abogados, gerentes y contadores habían negociado durante meses y firmaron. De repente, un buen día, se despiertan sintiendo que estos acuerdos se han vuelto insuficientes y son un gran inconveniente. Palabras como el honor y la ética, junto con los contratos firmados, carecen de sentido, y los abogados se enriquecen".

Averne necesitaba a Eddie Palmieri por las mismas razones ya anotadas, pero también gustaba de la música latina y por ello perseguía trabajar con ella. De lo contrario se habría metido a trabajar más con músicos del resultados de la  búsqueda Rhythm and blues, Rock o música Country. Por ello es que  desde que actuó como músico en Catskills la música latina es la que lo ha satisfecho más allá de sus sueños.  

Pero la historia con Palmieri no termina ahí, en este relato. Chico Álvarez, el entrevistador, apela a su memoria para asegurar que Harvey A. en su juventud tenía un estilo latino, en cierto modo italiano. Ciertamente, Averne se fascinó desde la adolescencia por la cultura hispana, su comida, música y costumbres, así que la música latinoamericana se convirtió en su epicentro y factor dominante e influyente en su vida. Mientras creció en el barrio judío-italiano de East New York, Brooklyn, sus primeras amistades fueron con italianos. Su cultura, música, comida, autos, vestidos, joyas, los hogares felices, los buenos lazos familiares, los hombres poderosos (algunos con estilos de vida inusuales) tuvieron un impacto asombroso a una edad muy temprana en Harvey A. Desde los 13 años sus primeros conciertos fueron en la"Italia" y en el mundo judío. Tocaba en todo tipo de bodas, fiestas de barrio, fiestas de quinceañeras, así como en bares y similares. Averne también agradece al entrevistador (Chico Alvarez P.)  "el cumplido" de compararlo con los italianos cuando era joven, y continúa diciendo:

–"Creo que aprendí mucho de los jóvenes de la cuadra, los viejos amigos siguen en contacto conmigo aun hoy. La vieja idea italiana de la integridad, donde tu palabra o un apretón de manos es tan buena como un contrato firmado,"Omertá" (La Ley del Silencio), nunca te delatarás a ti mismo y nunca te meterás con la mujer de un amigo. El respeto es importante en su cultura y muy importante para mí también. Todo esto te enseña a actuar como un hombre. En la situación de "Unfinished Master Piece (Obra maestra inacabada)", creo que actué como un hombre, y tengo mis influencias italianas y judías a las que agradecer por ello. Eventualmente Eddie me demostró que tenía razón. Primero, al rechazar durante todo el año los numerosos premios recibidos "Obra Maestra Inacabada" (esta fue su forma de no reconocer el álbum). Luego boicoteando, rechazando y negándose a aceptar el premio de la revista Latin New York por el "Álbum del Año", mientras que en la misma noche y en el mismo escenario del Beacon Theatre de Nueva York aceptó el premio "Pianista del Año" (para el mismo álbum).

Unfinished masterpiece cover

Unfinished Masterpiece

Unfinished Masterpiece. 

Fui votado "Productor del Año" y muchos de los músicos de Eddie también ganaron premios por ese álbum. Esa noche reconoció públicamente sólo las pistas de piano originales que grabó en la sesión inicial y nada más. Al final, mostró sus verdaderos colores yendo a la ceremonia de NARAS de 1976 y aceptando el Premio Grammy al "Mejor Álbum" en la categoría de Música Latina por "Obra Maestra Inacabada". Demasiado para la controversia. Supongo que el boicot de Eddie Palmieri terminó esa noche."

Averne piensa que "Unfinished Master Piece" era musicalmente muy bien trabajo, aunque no el mejor, sin embargo, toda la mala prensa alrededor del disco y la excelente publicidad que se dio después y la curiosidad suscitada con el Grammy y todo lo que rodeó a la producción hace que Harvey lance este viejo dicho: "No hay mala publicidad, siempre y cuando deletreen bien tu nombre".

Averne se siente ansioso a estas alturas de la entrevista, quiere sacar se du pecho viejas ideas, gracias a la caja de pandora que Chico A. ayuda a abrir con sus preguntas, discusiones de tipo económico con Palmieri, con temas relacionados a adelantos en dólares, pagos de hasta 10 veces más por LP de lo que Fania o Tico estaban acostumbrados a pagar y toda una serie de discusiones de tipo financiero muy frecuentes entre músicos y sus sellos.

La máquina del tiempo.

A estas alturas, Chico A., baja un poco la temperatura de la charla, preguntando a Harvey sobre el Jazz Latino. Chico piensa que en la cresta de la ola de la Salsa, el único que dejaba sentir un poco de latin jazz en sus obras era Palmieri. Y era porque casi nadie quería grabar Jazz Latino en ese momento, cosa que Averne hubiera alentado a hacer ya que era de su gusto personal. Sin embargo, el LP "La máquina del Tiempo", de Cortijo, concepto que fue creado por el tecladista Pepe Castillo y el guitarrista  y cuatrista Edgardo Miranda, quienes eran los cerebros detrás de ese proyecto, trabajaron juntos en todos esos grandes arreglos con sabor a jazz. Fue Pepe quien convenció a Cortijo y H. Averne, de intentar algo diferente. Ambos llegaron con la propuesta para un proyecto muy orientado al jazz, que tenía un poco de sabor brasileño en un par de canciones.

Cortijo & Time Machine

Sin embargo, cuando Cortijo recordó a la producción que el disco no era bailable y que por eso no se vendería, no le hicieron mucho caso.

"–El viejo tenía la razón–" dice Averne,

"–Cortijo se había quejado de que el LP era demasiado rápido, y de que Pepe (Pepe Castillo) era un joven arrogante, decidido y radical y  que no escuchaba a nadie. Cortijo fue quien la capturó, y en retrospectiva me muestra (una vez más) el genio del viejo. Es por eso que los productores debemos dar a los artistas su debida dimensión, siempre escucharlos y discutir y hablar con calma nuestras diferencias de opiniones. Muchas veces ellos saben lo que es mejor. Porque lo que este genio de un percusionista dijo en privado nunca llegó a mis oídos, me privaron de su aportación. Perdí todo el punto de ese proyecto y posteriormente el álbum nunca obtuvo el aire necesario que merecía. 

Podría haber sido escuchado fácilmente por mucha más gente, si sólo hubiéramos disminuido los tiempos. Hoy en día, ese álbum es en su mayoría amado por músicos, críticos y devotos de Jazz Latino debido al arte del personal y la cadencia de los arreglos, que fueron bellamente ejecutados. Es básicamente un álbum de músicos, hecho por y para músicos, y esa es la esencia del jazz latino en sí. Y creo que ahí está el problema. Pero ¿sabes qué Chico (Chico Alvarez)? Ese álbum aún se podía guardar, por falta de una palabra mejor."

Averne siempre alentó a sus músicos a explorar su escencia musical, pero casi nadie quería grabar jazz latino en ese momento, ni siquiera Cortijo. De hecho, el álbum "La Máquina del Tiempo", realmente no lo representó musicalmente. Ese fue el único álbum en Coco donde aparece el otro productor, Pepe Castillo ya que todo el concepto fue creado por el tecladista Pepe Castillo y el guitarrista y cuatrista Edgardo Miranda. Ellos fueron los cerebros detrás de ese proyecto, trabajaron juntos en todos esos grandes arreglos. Sin embargo, fue Pepe quien convenció a Cortijo y a Averne de intentar algo diferente, orientado al jazz, que tenía un poco de sabor brasileño en un par de canciones.  

Averne piensa que los tempos se pueden arreglar electrónicamente, con la tecnología de hoy, inexistente en los 70, se podría ralentizar "La máquina del tiempo". Coco Records ha sido honrado con dos álbumes considerados entre los diez mejores de la música latina: "El sol de la música latina" y "La máquina del tiempo", un LP que pudo haber sido titulado perfectamente "EL álbum de Salsa que no baila".

 Transcripción de la entrevista parte final.

CAP: Volviendo a mis comentarios anteriores sobre las diferencias de edad, ¿la generación Cheetah trajo a la pista de baile un conjunto de criterios completamente nuevo y diferente para la música? En su opinión, ¿este período fue una especie de "cambio de guardia", reemplazando lo  viejo por lo nuevo?

HA: Creo que, en esencia, sí, definitivamente lo hicieron. La mayoría de los clubes tenían un código de vestimenta, mientras que el Cheetah tenía un código de vestimenta "todo se vale", por lo que las bandas más antiguas comenzaron a perder su atractivo, precisamente debido a la diferencia generacional. Esta nueva imagen, por cierto, fue inducida por Fania. Sus artistas fueron tan dominantes que inspiraron a los jóvenes latinos, no solo en términos de la música, sino también en términos de vestimenta, habla, actitud, etc. Con el lanzamiento de la película "Our Latin Thing", el sello Fania y su lista de los artistas crearon a sabiendas y deliberadamente lo que los extraños consideraban la imagen de "Nueva York Latina". Se podría decir que fue una "subcultura" hispana. Y Coco (con Eddie Palmieri , la más banda más radical del momento) se preocupó y atrajo a la "generación de salsa" , la que surgió de esta subcultura, y la audiencia de jazz latino empezó a menguar. A pesar de que todos estos cambios estaban teniendo lugar, muchas bandas jóvenes seguían incluyendo el jazz latino en sus grabaciones y presentaciones en vivo, incluido yo mismo. Antes de nuestra disolución, las tres grabaciones de Harvey Averne Dozen incluían al menos un par de números instrumentales de jazz latino. He escuchado recientemente en el álbum “The Harvey Averne Anthology” (1967-1971) por primera vez y ahora me doy cuenta de que estábamos no tan radicales, al menos no con el género del jazz latino. Fuimos capaces de mantenernos fieles a ese estilo al incorporar elementos cubanos como guajeos tipo Beny Moré , envueltos en nuestra fusión blues/soul. En este momento (1971) me estaba preparando mentalmente para llevar la música latina en otra dirección, que era "rock latino". Con el Harvey Averne Barrio Band (influenciado por Santana) nos movemos más lejos desde el jazz latino. El elemento subyacente en nuestro rock latino seguía siendo el sonido tradicional de son montuno, llevado a buen término por la presencia de nuestro personal único, muchos de los cuales estaban destinados a convertirse en futuros Fania All Stars. En otras palabras, Barrio Band respetó y construyó sobre la tradición, pero [ellos] nunca se pegaron a ella.

CAP: Y sin embargo, hubo una ampliación continua de la brecha. Es interesante notar Harvey, que este tipo de desavenencias no solo estaba sucediendo en la ciudad de Nueva York. La brecha generacional que sacudió a los Estados Unidos durante los años sesenta también ocurrió en Cuba, por no mencionar los efectos que la política internacional tuvo en la música. Los dos sabemos que poco después de 1960, el jazz en sí mismo se estaba complicando en la isla, porque el nuevo gobierno revolucionario lo consideraba como "música del enemigo". Tengo curiosidad, ¿crees que esto tuvo algún efecto en nuestra marca de "jazz latino", como un estilo?

HA: Sí, creo que sí, y esa es una muy buena observación de tu parte Chico, que ahora me hace ver el común denominador entre la mentalidad de "enemigo de la música" del elitista de jazz "tradicionalista" (totalmente en contra de la experimentación, el cambio y el crecimiento del artista ) y la posición de "música del enemigo" del gobierno de Castro. Vistas que pueden parecer diametralmente opuestas, pero que en efecto producen el mismo resultado. El jazz latino que me encantó - cosas de Mongo Santamaria, Cal Tjader, etc. e incluso algo de la anterior música de baile de las Big-Bands–  es lo que yo llamo "latin jazz". Esta fue la música que escuché antes de comenzar a producir. Hubo por ejemplo, Machito en su apogeo, cuando utilizó a Charlie Parker, Flip Phillips, Buddy Rich y todos esos grandes del jazz. Sé que no lo llamaban latin jazz entonces, así que lo pusieron bajo el paraguas general de jazz, y  es como  finalmente fue etiquetado . Cuando la banda de Machito hizo "Fireworks" para Coco Records, produjimos uno de los mejores cortes de jazz de la big band latina de la década, a saber, "Macho", una increíble pieza de música.

 Machito fue el que entró con la idea de la presentación de santería con batería batá, y luego el arreglista Jorge Millet trazó la hoja de ruta para todos esos grandes solistas de jazz, incluyendo el gran solo de piano de Charlie Palmieri, Jon Faddis, Nicky Marrero, etc. Y déjame decirte Chico, cualquier artista de jazz que llamé para esa sesión, cuando les dije que era para Machito, nadie jamás me preguntó cuánto dinero pagaban, simplemente me dijeron: “¿qué hora debería estar ahí”?  Eso fue debido a la relación especial que comenzó décadas antes, con Mario Bauza, Dizzy Gillespie, Chano Pozo y la Orquesta de Machito, dando como resultado "Manteca" y otros clásicos igualmente magistrales. Los músicos de jazz amaban a Machito, y yo también. Si eras un músico realmente bueno, y seguías tocando jazz directamente todo el tiempo, cada vez que tenías la oportunidad de volar sobre los ritmos afrocubanos de Machito, era un cambio bienvenido, ritmo para ti. Era como estar en el cielo.

 El clásico Manteca , en versión de Alegre All Stars.