Noticias

CELIA CRUZ EN DIBUJOS ANIMADOS

Ivar Dacoll ilustraciónDos documentales sobre Celia Cruz, uno de ellos de caricatura, se han convertido en el centro de atracción del mes de la Hispanidad en Estados Unidos.

Los festejos del Mes de la Hispanidad han incluido programaciones especiales y diferentes en varias ciudades. En Miami han producido impacto los documentales Yo soy Celia Cruz, producido y dirigido por Hugo Barroso, y Azúcar: Celia en Muñequitos, ilustrado por Aristides Pumariega y dirigido por Rebeca Ulloa. Ambos cortometrajes hacen parte de la serie Dos Orillas, del Recinto Interamericano del Miami Dade College, que ha denominado el evento Homenaje a Celia Cruz. Ambas realizaciones se suman así al reconocido documental Celia The Queen (Joe Cardona y Mario de Varona), a la obra teatral Celia: The Musical Journey (Jaime Azpilicueta y Albert Rodríguez), y a la exposición ¡Azucar!: The Life And Music Of Celia Cruz (Smithsonian Institute). La obra de Pumariego y Ulloa es la primera que sobre Celia Cruz se ha hecho en dibujos animados, aunque la artista ya había sido tema de un libro de ilustraciones, Azucar Kids Book, del reconocido artista gráfico Ivar Da Coll. Celia Caridad Cruz Alfonso de Knight (La Habana, 1925 – New Jersey, 2003) ha sido la cantante más popular de la historia del Caribe, por lo que se la reconoce también con varios sobrenombres como Reina Rumba, La Guarachera de Cuba o La Reina de la Salsa. Sus grabaciones incluyen colaboraciones con la Sonora Matancera, Tito Puente, Johnny Pacheco, Willie Colón, Ray Barretto y la Sonora Ponceña, entre otras. Múltiple ganadora del Premio Grammy, su estrella está en el Paseo de la Fama de Hollywood.

CELIA EN MUÑEQUITOS – DOCUMENTAL (ArmandoRomeu):


Items relacionados

Salsa

Podcast de SalsaJazz



La hora Faniática


Usuarios

Twitter

¿Quién está en línea?

Hay 24 invitados y ningún miembro en línea

Más información

Pappo Lucca, Le toca al bailador

LA SONORA PONCEÑA LE CANTA AL BAILADOR

El pequeño Enriquito tenía un problema. Por más que tratara de alcanzar los pedales del inmenso piano negro, las piernas no le alcanzaban. Tenía once años y era demasiado chico aún para su edad, lo que nunca le había molestado en la escuela, pero ahora sí. Estaba desesperado y al borde del llanto. Intentó tocar parado, pero casi no veía las teclas y aquello resultaba realmente incómodo y cansador.

Salsajazz!. En la Red desde 1995, con lo mejor de la Salsa y el Latin Jazz. ©2013. Bogotá. Barcelona.

Volver arriba